Los aburridos

Palabra deriva del latín ab (no) horrere (piel de gallina - pelos de punta - sensación de miedo) de horrere justamente deviene las palabras horror, horrible y horripilante. Lo que podemos definir a "ab-horrere" como algo que no te impresiona ni te moviliza.
El diccionario los definiría como abúlicos, faltos de interés, que no se divierten.
Jean Buldrillard decía: "La única cosa peor que estar aburrido es ser aburrido" y con mucha razón, porque justamente es perder la sal de estar vivo, de vivir intensamente. 
Un amigo mío decía: "he encontrado el secreto de la inmortalidad, el aburrimiento, porque el tiempo no pasa nunca!" y acertado estaba ya que esa cuestión tan relativa como el tiempo, pasa por un tubo, cuando estás feliz y divertido. 
Otra frase popular rezaba "más aburrido que sala de espera..."
Creo que cualquier espera es mortalmente aburrida y desesperante (ya que desesperar quiere decir no aguantar esperar).
Un conocido mío, muy dado a la vagancia me decía: "El aburrimiento es el placer de saber que no tienes nada que hacer".
Creo que Groucho Marx decía: "Lo más aburrido del aburrimiento es que no te queda otra cosa más que hacer"

Pero hablando en serio podemos decir que los aburridos son gente sin creatividad, sin la chispa divina que los convierte en seres especiales. 
Los aburridos son gente opaca, mediocre, que se resignaron a vivir una vida rutinaria, segura, pegajosa... pasan el tiempo sin que se den cuenta que lo están perdiendo... 
Los aburridos son la más grande evidencia de la dependencia a un mundo estandarizado, hecho a la medida de todos y de ninguno. Solos con todos, irreconocibles ante sí mismos. Almas en pena, cortos de miras, televidentes.
Oparrones momificados, conservadores, estáticos, solemnes.

El que conoce el arte de vivir consigo mismo y con todo lo maravilloso que lo rodea. ignora el aburrimiento.



José de Guardia de Ponté

 

 

 

E-mail: josedeguardia@gmail.com