El Pensamiento Crítico

Tanto las palabras Crítica – Crisis y Criterio derivan del verbo griego “krinein” que quiere decir separar, decidir. Crisis quería decir “rotura” – los médicos griegos utilizaban el término cuando un enfermos estaba al borde de la muerte. Pero también quería decir punto crucial y decisivo.
Entonces “Crítica” significaría análisis o estudio de algo para emitir un juicio. Criterio se pude definir como el razonamiento adecuado.
Podríamos decir también que una crítica es un análisis más profundo, minucioso, con la intención de emitir un dictamen concluyente.
Vulgarmente también se la denota a la palabra como comentarios negativos que se realizan, “ser criticado”. O sea, una reprobación, ataque o censura que se hace de una cosa.
Ahora bien, cuando decimos pensamiento crítico nos referimos a la cuestión del criterio, o sea, “analizar o estudiar algo con un razonamiento adecuado” sumado al hecho de una mente abierta e interrogativa.
Fernando Sánchez Dragó nos dice “La mejor crítica es la que no responde a la voluntad de ofensa, sino a la libertad de juicio”
Lo primero y muy importante es ser capaz de dudar… un escepticismo moderado y lógico, no aceptar de buenas a primeras la opinión pública o publicada, comparar los argumentos a favor y en contra respecto a lo que se considere verdadero o falso, aceptable o inaceptable, deseable o indeseable. La clave de este escepticismo sano es no negar a priori ninguna afirmación, es considerarla como provisional hasta tener las evidencias que lo validan y, caso contrario rechazarlas, es indispensable la humildad intelectual, y la capacidad de cambiar de posición de acuerdo a las evidencias, independiente de los deseos.
Por último formar una idea individual, crear un nuevo argumento – una conclusión o un juicio propio.
La Libertad de Juicio – es el condimento imprescindible para formar verdaderos pensadores.
Tener un pensamiento crítico no significa llevar la contraria a todo el mundo o no estar de acuerdo con nadie, eso sería sólo un modo simple de pensar en contra o contradecir.
El pensamiento crítico es una habilidad que se madura, se practica y se entrena. Va relacionado con habilidades como la creatividad, la intuición, la razón y la lógica, entre otras.
A través del pensamiento se produce el conocimiento pero a través del pensamiento crítico se evalúa el conocimiento adquirido, se lo analiza, se lo repiensa. 
Se reflexiona el conocimiento… y se toma decisiones adecuadas.
Muy importante entender su verdadero valor, todo el tiempo estamos expuestos a diferentes argumentos, tanto en la familia, en el trabajo, y de forma específica la publicidad y la política esperan precisamente orientar mis pensamientos, manipular mis decisiones, el pensamiento crítico me dará las herramientas necesarias para poder liberarme.

Pensar en forma crítica es un trabajo difícil ya que no fuimos capacitados por los sistemas educativos convencionales. Nos enseñaron a obedecer, a ser dóciles, a creer. “Aprender sin pensar es inútil. Pensar sin aprender, peligroso”.

Ugo Foscolo lapida: “Una parte de los hombres actúan sin pensar y la otra piensa sin actuar”.

Para terminar, conocimientos puede tener cualquiera, pero el arte de pensar críticamente es un privilegio que pocos quieren adquirir.

José de Guardia de Ponté

 

 

 

 

E-mail: josedeguardia@gmail.com