Los Espejos

Seres ciegos, sin luz ni vida alguna
atrapados y pacientes cuelgan
esperando una mirada, sólo una
para fingir que viven y juegan.

Si bien no saben mentir, pero
lo cambian todo, del centro a adentro
si bien no saben decir, su esmero
es poder transmitir tantos secretos.

Se contagian de todo lo que ven
en el viejo son triste melancolía
soberbia y vanidad en el joven
en el emprendedor pura porfía.

Para los enamorados son magia
a los envidiosos dura demencia
crueldad a los pérfidos contagia
y a los abandonados ausencias.

Pretenden ser nosotros, no un reflejo
nos invitan a mirar a través de ellos
no caer en su encanto es el consejo
ya que sólo muestran partes, destellos.

Tomalos como son, simples objetos
no les des atención ni importancia
están llenos de nada y de defectos
son pura soledad, mera apariencia.

Verdaderos espejos son tus palabras
que dicen y reflejan toda tu alma
cuida y respeta cada una de ellas
te describen, te definen, no sólo hablan.

 

José de Guardia de Ponté

 

 

 

E-mail: josedeguardia@gmail.com