LOS FALSOS INTELECTUALES - EL AZOTE DE LOS DIOSES

Algunos salteños, nativos o por opción, llevados por el mito de que todo lo que salga de Salta es culto, inteligente y bueno, esgrimen con atrevida insolencia ser únicos por su inteligencia y enorme sabiduría.

Siempre me ha resultado que todo mortal que se vanaglorie de ser inteligente, culto y sabio goza sistemáticamente de una ignorancia enciclopédica.

Y de tanto ver brutos dados siniestramente a la pluma he decidido escribir estas líneas para marcar una frontera entre el arte y la estupidez.

No crea que es difícil reconocerlos, los puede encontrar siempre en cualquier presentación de libros que conviden algún bocadillo y gaseosa. Siempre andan con algún libro bajo el brazo, mi abuelo les llamaría "sobacos ilustrados". Cuando hablan, no se les entiende bien lo que dicen, sus argumentos son embrollados y por lo general citan nombres de grandes pensadores europeos de siglos pasados que por supuesto nunca han leído ni menos tienen mayor idea de lo que escribieron.

Y estos seres, aunque Ud. no lo crea, publican libros en pequeñas cantidades, a los cuales, como nadie los compraría, los obsequian con grandes fanfarrias y estruendosos epitafios y dedicatorias en sus contratapas para el desdichado que lo recibe.

Por lo general estos libros quedan sin ser leídos, pero si uno se toma el sublime sacrificio de leer se topa con una prosa pétrea, plúmbea, difícil de desencriptar, en definitiva una chuleta frita muy alambicada.

Como el humor es un símbolo de ingenio e inteligencia no podrá encontrarlo en ninguna parte de estos libros, son tan serios... tan serios que realmente dan gracia.

Pero allí no acaban los males. Si a estos seres sólo se les ocurriría escribir sobre poesía o fotosíntesis no encerraría dolo alguno, pero a los muy pretenciosos se les da por hacer investigación histórica y he aquí donde corre peligro el pasado y el buen nombre de cualquier familia. Sus hermenéuticas son absolutamente caprichosas y en el afán de ser grandes descubridores de secretos de la historia son capaces de hacer nacer a Napoleón Bonaparte en Cobos o Campo Santo, por intuición pura, claro está, o declarar masón a la Madre Teresa de Calcuta.

Dice mi amigo José F. Gonzalez "Es muy frecuente también entre estos personajes, la aparición de los llamados "Intelectuales por Herencia" o los devenidos "Intelectuales con portación de Apellido" quienes haciendo abuso de nombre y apellido de algún pariente o antepasado ilustre, nos atiborran con creaciones de por lo menos dudosa calidad, que avergonzarían al pariente, por suerte para él, ya fallecido"

Y en el FACE... alma bendita! lugar preferido para el apoltronarse de esta fauna intelectualoide. Cortan y pegan de wikipedia y firman con desparpajo sus autorías. Critican con desdén, atacan sin razón e insultan con la autoridad que sólo puede dar este medio irreverente. Con frases hechas buscan ser progres y transgresores... y no pasan de ser polémicos insoportables. Se sacan fotos con conocidos personajes y lo publican con la intención especular de lograr fama y prestigio. 

Esta elemental causa que me he propuesto, no es para entenderlos ni tampoco para encontrar alguna interpretación a sus obras, (porque en definitiva un libro es como el cajón de un mueble, si tiene cosas útiles - uno lo abre a cada rato, pero si tiene porquerías, uno no lo abre nunca - con las porquerías de afuera alcanza), sino para tratar de dilucidar su peligrosidad, ya que estos falsos grandes intelectuales son en definitiva afines a las ansias de "poder", son sedientos de protagonismo y no titubean un segundo en aplastar el buen nombre de cualquier ingenuo que por desgracia se les cruce en el camino.

Poco importa si usted no los entiende; importa, y mucho, que el futuro mandamás o diputado de turno los tenga en cuenta para currar en un puestito de ñoqui o peor aún lograr un cargo de funcionario público. Para colmo después hay que hacer malavares para echarlos ya que se enquistan como garrapatas.

Y la pregunta es irremediable: ¿cómo hacen para lograr "poder" estos mercaderes de la nada? Dos elementos distintivos: que el que los convoca no se diferencia demasiado de ellos o peor aún, es uno de ellos que ascendió al poder. Dios los cría y el viento...

Que el Señor del Milagro nos cuide de los sismos y de estos personajes siniestros.



José de Guardia de Ponté

 

E-mail: josedeguardia@gmail.com