Llueve

Y el paisaje 
Se ha vuelto nostálgico,
lejano… abrumador.

Todo cambia cuando llueve
Hasta los ojos de la gente
mudan su color.

El alma se compunge
y aflora nuevamente
con brillante verdor.

La lluvia lava el alma
Aquieta la tierra
Apacigua el dolor.

La lluvia me mueve
a pensar en los años
que pasan amor

La lluvia es añoranza
de esos besos locos
de tu aroma y sabor

Es saber que te tengo
Siempre presente
En mi corazón.

La lluvia es nostalgia
Recuerdo de gentes.
Lejano candor.


JGP

E-mail: josedeguardia@gmail.com