Los Opas Pícaros

Dentro de la fauna opística salteña encontramos una versión regional de la viveza criolla porteña. A diferencia, donde podemos decir que la pijotería, la avivada o la común y mal llamada "viveza criolla" es la hija mal parida de la inteligencia, el "opa pícaro" es sin discusión un opa que no es para nada inteligente pero se cree un genio. Por lo que, todo el mundo se da cuenta que es un opa pícaro menos él. En las familias salteñas que se precien de "bien salteñas" un opa pícaro tienen que tener como mínimo, después pueden poseer en su haber opas serios, solemnes, santurrones, megalómanos, y lo que más abundan opas machistas y la viceversa la opa feminista.
El opa pícaro es en realidad inofensivo, sus pijoterías son ridículas, como quedarse con un vuelto, poner menos plata para la vaquita del asado, robarse un cubierto de la mesa, hacerse el tonto para prender el fuego, comprar un vino barato, sentarse en el mejor lugar, hacerse llevar para no gastar nafta de su auto y operías por estilo.
Otra cosa típica de estos opas es hacer pelear a la gente en las reuniones, en medio de una charla amena en una juntada familiar o de amigos, empieza hacer la contra, como por ejemplo si el ambiente es medio "progre" empieza a decir que no cree que haya desaparecidos... o si ve que hay mujeres de libre pensar empieza a meter púa con frases machistas. Cuando la cosa se pone calentita se hace el opa y le pasa la pelota a otro. Cuando todo es un caos acusa a la gente de violenta.
Para hacer regalos son de terror... casi siempre regalan cosas que le gustan a él, siempre con el secreto anhelo de poder pedirlo prestado más adelante para no devolver. 
El opa pícaro también es de hacer bromas pedantes, los petisos, pelados, chicatos y cualquier anormalidad es blanco de un tonto comentario.
Otra forma de reconocerlos es justo aquel que le hace, por la espalda, cuernitos a alguien en las fotos.
Para terminar, por lo general son de sexo masculino (no digo que no haya damitas así) y si por esas rarezas de la vida, el opa en cuestión, llegara a encontrar pareja de seguro es también una opa pero de otra clase - la típica "opa sin amor propio" a la que toda la gente después de una reunión dice.... "pobre chica" quién la habrá mandado a casarse con ese oparrón.

Qué no?

José de Guardia de Ponté
 

 

 

 

 

E-mail: josedeguardia@gmail.com