El qué dirán

Gran preocupación de mortales con poco sentido de la autoestima, pendientes de la opinión pública son capaces de no comer por cuidar las apariencias.
Mal de pueblo chico, infierno grande, ven espejos en vez ojos en los chusmas como ellos y no dejan de hablar y opinar sin piedad del que se cruza.
Toman decisiones importantes motivados solo por el deseo de agradar o encajar. Otras sólo para dar envidia, ya que ellos mismos sufren de este terrible defecto que no los deja dormir.
Lao Tsé dijo: "Preocúpate por lo que otras personas piensen, y siempre serás su prisionero".
Lo más lamentable es que estos opas sin remedio buscan constantemente agradar a los otros pero ellos definitivamente no se gustan, se conforman con la aprobación general y se olvidan de amarse y respetarse, de ser ellos mismos, únicos. 
Cuando uno pierde la capacidad de ser original está condenado a la mediocridad. 
Es cierto también que estos pérfidos inútiles les da escozor las personas especiales y tratan sin miramientos ponerlos a nivel, los asusta sobremanera que alguien saque los pies del plato y fundamentalmente que anden pensando cosas que ellos son incapaces de razonar, Los irrita las personas que logran ser dueñas de sí mismas y aprietan el lazo para traerlas nuevamente al pegajoso y pringoso mundo que los ahoga.
Friedrich Nietzsche nos advierte al respecto: "El individuo siempre ha tenido que luchar para no ser aniquilado por la masa. Si lo intentas, a menudo te sentirás solo y a veces asustado. Pero ningún precio es demasiado alto por el privilegio de ser el dueño de sí mismo".
El premio de luchar contra esta gente es enorme porque implica ser dueños de nuestro destino, poder decidir qué queremos hacer con nuestra vida.
Theodor Seuss Geisel decía: "Expresa lo que eres y di lo que sientes, porque a quienes les preocupa no cuentan y a quienes cuentan, no les preocupa". 

Convengamos que nuestro tiempo es limitado por lo que es una real opería desperdiciarlo viviendo la vida de alguien más.


José de Guardia de Ponté

 

 

E-mail: josedeguardia@gmail.com