La Soledad

Palabra que deriva del latín “solitas” - sustantivo femenino que significa “carencia voluntaria o involuntaria de compañía; lugar desierto, tierra no habitada; pesar y melancolía que se sienten por la ausencia, muerte o pérdida de una persona querida. Esta palabra está compuesta de solus (solo) y dad (cualidad) o sea cualidad de estar solo o sin nadie. También de esta raíz tenemos la palabra solter@. 
Es un innegable sentimiento que puede ser doloroso en los hombres y mujeres que no pueden quedarse consigo mismo, que su convivencia interior es tormentosa y necesitan imperiosamente de alguien para poder vivir. Para otros es un sentimiento complejo y paradójico ya que se puede estar dolorosamente solo a pesar de estar rodeados de mucha gente.
La soledad es una voz, que resuena en ecos, como en una caverna, sin origen ni lugar, que clama y reclama desde el silencio de la consciencia. 
Puede ser tu aliada o enemiga. puede ser un buen lugar para encontrarse, pero uno muy malo para quedarse. Para algunos es tristeza, para otros es motivo de reflexión. 
No necesitas recorrer mucho para encontrarla se refleja en tus ojos cuando te miras al espejo. 
El hombre es un ser social pero a la vez absolutamente individual y su propia soledad es inherente a su naturaleza ya que en si es una unidad cósmica - es la nada que habita en nosotros como principio rector del universo.

La soledad es nada, pero cuando estamos solos es todo. El vacío es un instrumento creador, todo viene de él, todo deviene a él.

Muchos piensan que llenarse de cosas te puede librar de la angustia que produce. Podemos llenar la casa de muebles pero si no se escuchan las risas de los niños cuando juegan o o se huele el aroma de la comida casera... será un museo, podemos llenar el tiempo con ocupaciones pero si no tenemos la pasión por hacer lo que nos gusta, serán sólo problemas. Podemos tener todo el oro del mundo pero si no hay amor será frío y muerte.

El secreto es fluir, llenar el alma de vida y vaciarla al mismo tiempo. La cuestión es el "dar", las manos siempre abiertas, ofreciéndote a los demás. Energía que entra, energía que sale. Ser un canal donde fluye el universo.

Cuando puedas brillar, cuando sientas que muchos dependen de ti, te sentirás parte del todo y la "soledad" será solo una palabra más o quizás un bálsamo cuando la necesites.

José de Guardia de Ponté

 

E-mail: josedeguardia@gmail.com